Los detectives privados somos los únicos profesionales habilitados para investigar legalmente con el fin de obtener información y pruebas para todo tipo de litigios de carácter empresarial, laboral, familiar…

Además estamos autorizados para presentar los correspondientes informes y pruebas ante los juzgados competentes.

De hecho, podemos obtener pruebas fotográficas y en vídeo siempre respetando la intimidad de los investigados, pruebas de posibles delitos privados, así como verificar hechos y conductas extrañas.